El Banco de Inglaterra (BoE) puede expandir su plan de compra de bonos hasta un máximo de 200.000 millones de libras (213.000 millones de euros) el próximo mes para asegurar que el país se recupera de la recesión, según fuentes oficiales.