Barclays habría sido el banco que pidió ayuda al Banco de Inglaterra ayer para cubrir precisamente un descubierto con el banco central. El uso de estos fondos, 461 millones de euros, fue por un tema operativo y no tiene nada que ver con los problemas de liquidez de los mercados de crédito. El diario Wall Street Journal añade que esto es bastante común, Barclays no tenía fondos suficientes para cuadrar sus cuentas con el Banco de Inglaterra, y HSBC estaba en proceso de prestarle el dinero, como cualquier otro préstamo interbancario, pero la transacción no se pudo concretar antes del límite de tiempo, las 4:20 hora de Londres. Sin embargo, no se sabe por qué sucedió esto ni quién es el culpable.