El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido mantener los tipos de interés estables en el 0,5%, el nivel más bajo de la historia de la institución, así como su programa de compra de activos por el importe de 200.000 millones de libras (221.000 millones de euros) mediante la emisión de reservas.