Las condiciones crediticias continuarán endureciéndose durante el primer trimestre, tanto en el caso de los hogares como de las empresas, debido al impacto de las turbulencias financieras en el mercado inmobiliario. Según una encuesta realizada por el Banco de Inglaterra, las entidades prestamistas han reducido notablemente la disponibilidad de crédito a empresas y hogares en el cuarto trimestre del año pasado, y esperan que la tendencia continúe en los tres primeros meses del año.