El Banco de Inglaterra ha destacado que está dispuesto a ayudar a los bancos que necesiten liquidez tras proporcionar fondos a Northern Rock, la quinta entidad hipotecaria del país, con el fin de que pueda seguir operando. La máxima entidad monetaria del país asegura que en su papel de prestamista y como último recurso está dispuesto a facilitar instrumentos en circunstancias comparables, cuando las instituciones se enfrenten a dificultades de liquidez a corto plazo.