La reunión del Banco de Inglaterra ha concluido sin cambios en su política monetaria. Los tipos seguirán en el 0,5%, y no hay novedades sobre el plan de compra de activos por valor de 200.000 millones de libras.