El Banco Central de Chile mantuvo su tasa de interés clave, conocida como TPM, sin cambios en un 6,25% anual por cuarto mes consecutivo, pese a la alta inflación del país. La mayoría de los analistas esperaba la medida ante la desaceleración de la actividad económica y la fortaleza del peso respecto del dólar como resultado de un amplio diferencial con las tasas de interés de Estados Unidos. En un comunicado, la autoridad monetaria señaló que la actividad económica del primer trimestre "estuvo por debajo de lo anticipado. Los indicadores de consumo privado apuntan a una desaceleración, mientras la inversión continúa creciendo a tasas altas".