El Banco de Industria Alemán (IKB), la primera víctima alemana de la crisis 'subprime', registró pérdidas por importe neto de 24 millones de euros en su ejercicio fiscal 2007/08, que concluyó el pasado 31 de marzo, según las cuentas provisionales publicadas hoy por el banco, que se sitúan muy por debajo de las previsiones de 'números rojos' de 200 millones de euros que había adelantado la entidad. El banco germano especializado en la financiación de pymes explicó que estos resultados mejores de lo previsto fueron consecuencia de la contabilización de menores cargas fiscales diferidas. No obstante, el IKB registró pérdidas de 1.800 millones de euros por depreciaciones en su cartera de inversiones, frente a los 38 millones perdidos en el ejercicio precedente. Asimismo, los ingresos por intereses netos de la entidad disminuyeron un 33,2%, hasta los 450 millones de euros.