El secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, ha pronosticado hoy que el aumento de la morosidad "se va a acelerar", pero ha destacado "la cultura de pago" asociada a las hipotecas en España y la capacidad del sistema financiero nacional de afrontar el difícil escenario económico gracias a su solidez, solvencia y competitividad. "Lo lógico es que la mora empiece a subir, aunque todavía se encuentra en niveles mínimos", ha dicho Villasante en el VIII Encuentro Internacional organizado por Caja Madrid y Unidad Editorial, tras destacar que los créditos concedidos en España se han gestionado equilibradamente y gozan de alta calidad, no como en otros países, por lo que su comportamiento es "estable y predecible".
El responsable de la patronal de banca sostiene que el sistema financiero español "no ha compartido" los errores cometidos por otros bancos internacionales y ha concedido préstamos tras realizar una ajustada evaluación de riesgos de impago, y de acuerdo a un modelo bancario fundamentalmente minorista basado en la cercanía y capacidad de interlocución con el cliente. "No hemos hecho banca en la sombra", aquella que no está regulada ni controlada y que realiza un análisis poco riguroso del riesgo para empaquetarlo, comercializarlo y sacarlo fuera de balance, sino que la actuación del sistema financiero español siempre ha sido "prudente y transparente", ha indicado Villasante, que aludía así a las prácticas llevadas a cabo por entidades contaminadas por productos 'subprime'. El secretario general de la AEB sostiene que los bancos españoles "no han dejado a los clientes invertir en productos que no entienden" en alusión a los productos estructurados que originaron la crisis de las hipotecas basura estadounidenses, y que los organismos reguladores "han sabido inspeccionar" el negocio bancario obligando a realizar importantes dotaciones de provisiones durante años. La banca española tiene 36.700 millones de euros para cubrir lo que no se cobre de la mora, es decir, la pérdida esperada, mientras que el apalancamiento es cercano al 4% y el ratio de eficiencia, del 49%, puntualizó el responsable. "Nos encontramos en una posición sólida para afrontar el futuro", reiteró Villasante, para quien los bancos españoles deben "seguir haciendo lo que están haciendo".