El productor de vehículos de lujo Audi bajó en los diez primeros meses del año sus ventas un 6,7 por ciento, hasta 787.900 vehículos, frente al mismo periodo de 2008. La filial de Volkswagen precisó que sus entregas aumentaron en octubre un 0,4 por ciento, hasta 82.750 unidades, en comparación con el mismo periodo del pasado ejercicio. Audi revisó al alza sus pronósticos de ventas para el conjunto del año de 2009, hasta 925.000 unidades, frente a las 900.000 previstas con anterioridad, gracias a las ventas del Audi Q5 y en China.