España es el país europeo en el que más clientes de banca minorista dicen tener intención de cambiar de entidad principal, en concreto dos de cada diez usuarios, a pesar de que cerca del 75% asegura estar satisfecho con la atención recibida, según un estudio de la consultora Ernst & Young.