Eiffage recuerda, a través de un comunicado, que tiene presentada una denuncia contra la presunta concertación entre Sacyr y el resto de accionistas españoles desde el pasado 24 de abril. En su denuncia, la compañía francesa acusa a los accionistas españoles de superar el umbral de acciones permitido, así como de difusión de información falsa al mercado.
Por otra parte, la empresa puntualizó que el Tribunal de Comercio de Nanterre, instancia que estudia la denuncia interpuesta por Sacyr contra Eiffage, ha concedido este jueves a la sociedad gala un aplazamiento para poder presentar sus conclusiones y ha fijado la audiencia para el jueves 24 de mayo. Eiffage es la séptima empresa europea de construcción y concesiones con una plantilla de 60.000 trabajadores, de los que más del 90% son asalariados accionistas, una de las características esenciales de la compañía. La Península Ibérica es, tras Francia y los países del Benelux, el tercer mercado más importante para el grupo europeo que cuenta en España con 3.000 trabajadores, 900 de los cuales son también accionistas.