El director general de Eiffage, Benoit Heitz, propuso ayudar a su primer accionista, la española Sacyr, para salir del capital tras el revés dado a su oferta, pero a un precio de unos 80 euros por acción, notablemente inferior a la cotización actual. "Si Sacyr quiere irse, estamos dispuestos a ayudarle", según declaraciones de Heitz publicadas hoy por "Le Monde", un día después de que la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) rechazara la oferta de la constructora española para hacerse con los dos tercios que no controla en Eiffage. El responsable ejecutivo del "número tres" francés de la construcción y las concesiones aseguró que "muchos inversores están interesados por el crecimiento de Eiffage, pero no a precios de 100 ó 110 euros la acción, sino en torno a los 80 euros", que es el nivel "determinado habitualmente por los analistas y que permitirá de todas formas a Sacyr obtener una plusvalía".