El presidente de la inmobiliaria francesa Eiffage, Jean-Francois Roverato, es optimista sobre la adhesión a sus posiciones de varios accionistas de la compañía para evitar así "el asalto" de la española Sacyr, que tiene el 33,2% del capital.
Eiffage celebra hoy una asamblea de accionistas en la que Sacyr quiere ver realizada su petición de tener cinco de los quince miembros del Consejo de Administración, una idea que Roverato rechaza desde hace tiempo. En declaraciones que hoy publica el rotativo "La Tribune" Roverato está convencido de que una mayoría de accionistas le respaldará en su rechazo al "asalto" de Sacyr. La prensa francesa se hace eco desde hace tiempo del temor de la dirección de Eiffage de que Sacyr quiera controlar la empresa para proceder al desmantelamiento y venta de activos del grupo francés, algo que la inmobiliaria española niega. Roverato asegura al diario que ha mantenido catorce reuniones con su colega de Sacyr, Luis del Rivero, dedicadas a "explorar todas las facetas de colaboración". El resultado de ese análisis es, por una parte, que las dos empresas "son competencia" y, por otra, que "no podemos conseguir sinergias ni economía de costes porque estamos organizados en estructuras diferentes". Si Sacyr superara el 33,3% del capital debería lanzar una opa sobre la totalidad, mientras que contra la cuota de la inmobiliaria española Roverato ha montado un bloque integrado por el 22,4% del fondo de la participación de sus trabajadores, el cinco en manos de los directivos en el fondo Eiffame, y el 8,5% de la Caisse des Depots et Consignations.