Durante la primera mitad del año más de 1,5 millones de propiedades inmobiliarias fueron embargadas en Estados Unidos, lo que supone un nuevo récord. Las cifras recopiladas por RealtyTrac suponen cerca de un 20% de aumento respecto al ejercicio anterior.