La economía de EEUU registró un crecimiento anualizado del PIB del 2,8% en el tercer trimestre, lo que supone siete décimas menos de lo reflejado en la primera estimación del dato publicada el pasado 29 de octubre, según informó el Departamento de Comercio. No obstante, la economía estadounidense, que en el segundo trimestre retrocedió un 0,7% y permanecía en territorio negativo desde hace un año, pone fin de este modo a la recesión más grave desde la Gran Depresión.