Funcionarios del los departamentos del Tesoro, la Reserva Federal y el Servicio Secreto de EEUU han presentado el nuevo diseño del billete de 100 dólares, que, al mismo tiempo que mantiene su apariencia tradicional, incorpora la más avanzada tecnología contra la falsificación de billetes.