Es el dato que estaba esperando el mercado americano para decidirse antes de la apertura y parece que ahora la cosa se clarifica.

Los pedidos de bienes duraderos en EE UU cayeron un 3,6% en abril debido, principalmente, a la menor demanda de aviones y de automóviles. 

Es más de un punto porcentual por encima de lo esperado por los analistas que ya preveían un menor número de reservas de aviones Boeing y del parón en el suministro a la industria del automóvil a partir del tsunami nipón. 

Mientras, los pedidos de bienes duraderos correspondientes al mes de marzo fueron revisados al alza hasta alcanzar una tasa del 4,1% en positivo. Excluyendo al sector transportes, los pedidos se desplomaron el mes de abril un 1,5%, un 1% por encima de las previsiones de los analistas.