Los inventarios mayoristas de las empresas estadounidenses cayeron en enero un 0,7% respecto a diciembre, mes en el que bajaron un 1,5%, dato este último revisado una décima a la baja. El dato es mejor de lo previsto por el mercado. Los analistas esperaban un retroceso del 1%.