La primera economía del mundo, EE.UU, ha destruido 470.000 empleos en el mes de junio frente a los 350.000 esperados por los expertos. La cifra, por tanto, está muy por encima de lo esperado. La tasa de paro se coloca en el 9,5 por ciento.