El dato es mayor de lo que habían previsto los analistas consultados por Bloomberg, que esperaban un repunte del 0,3%.

En cuanto al consumo, el gasto de los estadounidenses repuntó un 0,3% durante el mes, frente al 0,4% estimado por los analistas (+0,6%).