Gadonneix explicó que el desarrollo de los acontecimientos futuros podrían dar lugar a una multitud de combinaciones
, y se atuvo al discurso oficial de que el mercado español interesa a la compañía estatal francesa, y que está dispuesto a aprovechar las oportunidades que se presenten.Según Les Echos, la mayoría de los participantes en el consejo salieron "perplejos" por la poca concisión, en particular sobre las conversaciones con el grupo español ACS, del que se dijo que era un posible socio de EDF para hacerse con Iberdrola.Una postura confirmada por una fuente gubernamental francesa, igualmente citada por el periódico, según la cual las discusiones que se han llevado a cabo en España "están por ahora en un estadio muy preliminar".En esa misma línea, otro "observador" no identificado recordó que el contexto del mercado eléctrico español es "particularmente complicado" como lo ha mostrado "el folletín Endesa", y que EDF "no está más que al principio de un proceso cuya probabilidad de éxito me parece limitada", aunque "en el plano estratégico no hay dudas sobre el interés" de hacerse con Iberdrola.La dirección de EDF no quiso comentar las informaciones de Les Echos y se limitó a repetir su mensaje de que la empresa "tiene contactos regulares con el conjunto de los actores" del sector eléctrico, pero que no se han tomado decisiones para ninguna operación concreta.Tampoco quiso entrar en los comentarios del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre una eventual operación sobre Iberdrola.El otro diario económico francés, La Tribune destacaba hoy por su parte que EDF tiene recursos financieros suficientes para lanzarse en una operación por la eléctrica española.El grupo francés puede proceder, con su cotización actual, a una ampliación de capital de cerca de 25.000 millones de euros sin que la participación del Estado baje del umbral del 70% fijado por ley.A eso habría que sumar una situación financiera sana, con 30.000 millones de euros de capitales propios y un endeudamiento limitado a 11.000 millones de euros.Con esos parámetros, resulta accesible una Iberdrola por la que, incluyendo una prima del 20% respecto a su cotización actual, se podrían pagar 61.000 millones de euros, según "La Tribune".