La eléctrica francesa EDF podría cerrar a finales de junio la compra de British Energy, una operación que la compañía gala concede prioridad frente a la eventual compra de la española Iberdrola para participar en el relanzamiento de la energía nuclear en el Reino Unido, según el diario 'Le Figaro'. Para EDF el dosier de la británica es "ultraprioritario", agrega 'Le Figaro', "mucho más que Iberdrola" porque la compra de British Energy ofrece dos oportunidades: reforzaría el abastecimiento de su filial EDF Energy, que suministra los dos tercios de la electricidad de Londres pero no produce más que el 50% de sus necesidades. El operador británico le aportaría 12.000 megawatios de capacidad instalada, 10. 000 de ellos de energía nuclear, es decir, más de lo que necesita. En segundo lugar, la compañía es imprescindible para participar en el relanzamiento de la energía nuclear en Reino Unido, donde, como en el resto de países europeos que tienen un parque de centrales, los futuros reactores se instalarán en los ya existentes.