Ebro Puleva y Lactalis firmaron hoy el contrato de compraventa de la división láctea de la compañía española, Puleva Food, por un importe de 630 millones de euros, informó el grupo presidido por Antonio Hernández Callejas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El cierre definitivo de la operación, que se anunció el pasado 8 de marzo, queda sujeto a la aprobación de las autoridades europeas de la competencia.

Ebro Puleva reiteró que la desinversión del negocio lácteo supone el comienzo de una nueva etapa de desarrollo para la compañía, en la que el objetivo principal será consolidarse como un "importante actor global" en el segmento 'meal solutions'.

Hernández Callejas se mostró muy satisfecho con el acuerdo alcanzado con Lactalis, ya que asegura un importante potencial de desarrollo para Puleva. "Su incorporación al jugador más importante del sector lácteo en el continente europeo constituirá, sin duda, una sólida plataforma de crecimiento para ella", señaló.

Por su parte, el consejero delegado de Lactalis, M. Jaouen, subrayó que esta adquisición reforzará la posición de Lactalis y sus marcas en España, al situarse como uno de los principales actores del mercado, cuyo objetivo será el de crear valor añadido en el sector lácteo español.

Tras anunciar la operación, la compañía española destacó que el negocio lácteo, que aglutina las marcas 'Puleva', 'Ram' y 'El Castillo', ha sido una "pieza imprescindible" para el desarrollo estratégico de Ebro Puleva desde su constitución en 2001, tanto por su aportación en I+D+i como por su orientación y visión de negocio.

Su incorporación al grupo Lactalis consolida la presencia de esta compañía en España, con una facturación global que superará los 1.200 millones de euros, doce fábricas y 2.700 empleados en España, incluyendo la actividad del negocio de quesos de Forlasa, adquirido por la francesa el pasado mes de febrero.

Tras descartar la oferta presentada por Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa) al considerarla "insuficiente" económicamente, Lactalis podría haber competido en la pugna por el control de Puleva Food con el grupo Leche Pascual en alianza con la firma francesa de capital riesgo PAI Partners, propietaria del 50% de Yoplait, y otras multinacionales como la holandesa Friesland Campina.

Otro de los nombres que se barajaron durante el proceso de venta han sido el del grupo italiano Parmalat y el del danés Arla Foods.

En la presentación de sus resultados de 2009 el pasado mes de febrero, Ebro Puleva subrayó que estaba analizando las "opciones de futuro" de la división láctea dentro del grupo. "Cualquier decisión será tomada teniendo en cuenta lo mejor a lo largo plazo para nuestros accionistas y para el propio negocio", garantizó la multinacional española en ese momento.

Este negocio elevó un 33,8% su resultado bruto de explotación (Ebitda) el pasado ejercicio, hasta 67 millones de euros, en tanto que su cifra de negocio se situó en 444 millones, un 12% menos.

SEGUNDA COMPRA DE LACTALIS EN LO QUE VA DE AÑO

La compra de Puleva Food es la segunda para el grupo francés en el mercado español en lo que va de año, tras llegar a un acuerdo el pasado mes de febrero con Forlasa para la adquisición del 100% de su negocio de quesos, una operación que incluía las plantas de producción de quesos, loncheado y envasado ubicadas en Villarrobledo (Albacete).

A través de esta adquisición, Lactalis incorpora todas las marcas de Quesos Forlasa, entre las que figuran enseñas destacadas como El Ventero, Gran Capitán, El Cigarral o Don Bernardo.

Además del mercado de quesos, Lactalis cuenta con presencia en España en el de leche líquida y yogures y postres frescos a través de las marcas 'Lauki', 'Chufi', 'Choleck', 'Président', 'Galbani' o 'La Lechera'.