El presidente de Ebro Puleva, Antonio Hernández Callejas, ha indicado que la compañía espera cerrar el año con una deuda de 630 millones de euros, cerca de dos veces su Ebitda (resultado bruto de explotación).