EADS cerro la sesión con una caída superior al 2% y se colocó en los 15,49 euros, lastrada por las pérdidas de 763 millones de euros que registró durante 2009, frente a los 1.572 millones de beneficios del ejercicio precedente, como consecuencia principalmente de la dotación para provisiones contra retrasos en programas como el A400M, cuyo ensamblaje final se realiza en Sevilla.