Fumata blanca a la 'operación acordeón' de Duro Felguera. La compañía asturiana de ingeniería hizo ayer público que su ampliación de capital se situará entre los 100 y los 125 millones de euros, aunque de manera previa hará una operación de ajuste patrimonial y recortará su deuda hasta los 85 millones de euros.

Además de estas tres operaciones, Duro Felguera recibirá una línea de liquidez adicional de 25 millones de euros de los bancos acreedores y líneas de avales para nuevos proyectos por un total de hasta 100 millones de euros. Entre los bancos acreedores figuran Banco SantanderCaixaBankBanco SabadellBankia, Banco Cooperativo Español y Liberbank

Estas operaciones están condicionadas a la aprobación de su consejo de administración la próxima semana. La compañía explica en el hecho relevante remitido ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que estas operaciones "garantizarían la estabilidad y viabilidad futura de la compañía así como el mantenimiento del mayor número de puestos de trabajo posible".

La operación de ajuste patrimonial viene determinada por las pérdidas cercanas a los 190 millones de euros que reconoce la empresa ante la CNMV. Entre las razones que da Duro Felguera para presentar estas pérdidas se encuestra la deuda de 46 millones que mantiene en Venezuela, la actualización de litigios que se eleva hasta 61 millones y al deterioro de activos por valor de 33 millones.

Además también apunta la empresa asturiana que los resultados "se ven afectados por las desviaciones de los proyectos indicados de Recope, Fluxys y Vuelta de Obligado". 

La ampliación de capital comporta "una fuerte dilución para los accionistas actuales", que pasarían a controlar apenas entre el 3% y el 5% del capital.  Entre sus accionistas de referencia se encuentran Juan Gonzalo Álvarez Arrojo, vinculado al mundo del transporte, que cuenta con el 20,6% de los títulos; Construcciones Termoracama con el 10%, que controlan los herederos de Ramiro Arias, y Carmen Ybarra a través de la sociedad Onchena.

Las acciones de Duro Felguera estuvieron durante la sesión del miércoles suspendidas de cotización y este jueves antes de la apertura de la sesión el regulador bursátil ha levantado el veto. A media sesión, sus títulos sufren un desplome del 38% hasta los 0,24 euros. En los últimos doce meses la asturiana pierde un 77% de su valor en bolsa.