Duro Felguera ha podido notar cómo sus acreedores estaban atentos después de casi consumir el 'acuerdo de espera'. Los bancos esperaban que la compañía asturiana tuviese el tiempo necesario para renegociar su deuda o para encontrar a un inversor que estuviese interesado en hacerse con parte de la compañía. Sin embargo, tres días antes de expirar el acuerdo han decidido otorgarle una prórroga. Esto fue muy buen recibido por el mercado ya que fue el mejor de la sesión en la jornada de ayer subiendo un 3.85.

Los accionistas de Duro Felguera han pasado unos días –o unos meses- de infarto. La compañía del norte de España ha respirado después de que los bancos hayan decidido darle otra oportunidad para que renegociase su deuda o encontrase a algún inversor interesado en hacerse con la compañía.

Bancos como el Santander, Sabadell, Caixa Bank y Popular entre otros ‘se han apiadado’ de la compañía y han ampliado el acuerdo hasta el próximo 31 de enero de 2018.  

El analista Ignacio Ortiz desde JB Capital Markets afirmaba que en el caso de “alcanzar un acuerdo con los bancos debería reactivar la actividad comercial y dar paso a una recuperación sostenida de los resultados así como de su valoración”

Mientras tanto, estos cuatro meses le dan margen al presidente de Duro Felguera, Ángel Antonio del Valle, para acercarse a los diferentes nombres que han sonado para salvar la situación de la empresa como por ejemplo, el fondo británico Bybrook Capital,  la asiática CSCE, Elecnor y TSK.

Esto –como era de esperar- no le ha servido a la compañía para que el mercado confíe plenamente ya que uno de sus principales riesgos es que transcurrido este periodo, se den nuevos retrasos en el proceso de refinanciación.

No obstante, la jornada en la que se ha conocido esta prórroga, Duro Felguera fue el título que más subió sin importarle la denuncia de la fiscalía anticorrupción que ocupaba los titulares de buena parte de la prensa económica hace unos días.

Supuestos sobornos a funcionarios públicos en Venezuela

El motivo de lo anterior es un supuesto soborno y blanqueo de capitales a antiguos miembros del gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.

La investigación,  comenzada hace más de dos años, se ha hecho con pruebas donde, presuntamente, la compañía habría realizado ingresos de cuantiosas sumas de dinero a cambio de que le asignasen el proyecto para construir la central de ciclo combinado Termocentro, a unos 50 kilómetros. Esta noticia provocó consecuencias nefastas para la cotización del valor que se resintió durante esa jornada en la Bolsa.

En la última presentación de resultados de la compañía, el pasado mes de marzo, se anunció que se había completado una parte del proyecto de Termocentro. Además, anunciaron que durante el año 2017 se esperaba continuar tanto con los trabajos así como con los cobros correspondientes al saldo pendiente de 83 millones de euros.

Situación crítica para la Duro Felguera

A pesar de la ‘bomba de oxígeno’ que le han dado los bancos a la empresa con sede en Gijón, los analistas recomiendan huir de este título y vender así las acciones que los accionistas puedan aún tener.

El analista Ignacio Ortiz desde JB Capital Markets explica que “a pesar de que la idea de una recuperación de Duro Felguera sea factible, han decidido bajar la recomendación”.

Además añade que cualquier acuerdo que conlleve una reestructuración de la deuda, vendrá acompañado de un aumento de capital, otro de los riesgos de Duro Felguera. Esto último lo consideran perjudicial para el inversor ya que podría diluir considerablemente sus acciones.

No obstante, la recomendación de venta por parte de los analistas no es nueva. Hace ya más de un año que multitud de expertos expresaban esta idea. Un ejemplo de ello es Ahorro Corporación donde César Sánchez-Grande, head of equity research,  recomendaba no estar en el valor hasta que los problemas de la compañía y la incertidumbre se hubieran solucionado. Algo que a día de hoy, aún no ha ocurrido.