La Fiscalía Anticorrupción se ha querellado ante la Audiencia Nacional contra Duro Felguera y algunos de sus principales directivos, según aparece publicado hoy en la prensa. La reacción de la compañía en bolsa no se ha hecho esperar y sus títulos se hunden cerca de un 10%.

Expansión publica hoy que la Fiscalía se ha querellado contra Duro Felguera y algunos de sus directivos, entre ellos el presidente Ángel Antonio del Valle y el expresidente Juan Carlos Torres Inclán, por delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales.

El diario destaca que las investigaciones muestran que la empresa sobornó a altos cargos de la Administración venezolana, entre ellos el que fuera viceministro de Energía hasta 2006, Nervis Gerardo Villalobos.

La denuncia de Anticorrupción es fruto de una investigación iniciada en 2015 acerca de las actividades de Banco de Madrid, explica Expansión, que también explica que la Fiscalía intentaba saber si la entidad había cometido un delito de blanqueo de capitales al cubrir y ocultar beneficios procedentes de actividades delictivas.

Tras la publicación de esta información, las acciones de Duro Felguera registran Descensos de en torno al 10%, convirtiéndose en el valor más bajista del Mercado Continuo en el inicio de la sesión.

En lo que va de año, la compañía se deja casi un 52%.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión le dan un 0 sobre 10 a Duro Felguera, compañía que se encuentra en una fase bajista, con una volatilidad decreciente tanto en el medio como en el largo plazo.

 

El consenso de Reuters recomienda vender las acciones de Duro Felguera. Los analistas le dan un precio objetivo de 1.77 euros, lo que le da a la compañía un potencial alcista del 221,8% teniendo en cuenta los niveles actuales de cotización.

De las firmas que siguen a Duro Felguera, una aconseja mantener y cuatro de ellas, vender.

Duro Felguera es uno de los valores españoles con mayor volatilidad. Hace exactamente una semana los títulos sus títulos se disparaban por infomaciones sobre su futuro financiero y por el supuesto interés del gigante China State Construction Engineering (CSCEC).