Los títulos de Duro Felguera ceden más de un 16% tras la apertura con informaciones que apuntaban a que Banco Santander habría bloqueado el rescate de la compañía –incluyendo al resto de prestamistas – que supondría la capitalización de la mitad de los 360 millones de duda bruta de la compañía. Una operación en la que además solicitarían la dimisión del presidente de la compañía. Una información que desmiente la compañía, que reconoce que las negociaciones siguen su curso y una vez aprobadas serán publicadas en CNMV.

Según esto, la banca habría  dado al traste con el plan de refinanciación propuesto por la compañía y necesario para que ésta sea viable. Tal y como informa esta mañana El Confidencial, Santander, Sabadell, Caixabank, BBVA y  Bankia -  en conjunto con 460 millones de pasivo – no han aceptado el plan de refinanciación que consistiría en capitalizar la mitad de los 360 millones que tiene la compañía y la entrada de dinero fresco por un importe de cerca de 80 millones de euros.  Ahora la banca exigiría la entrada de un socio industrial o financiero por aceptar el canje parcial de la deuda por capital, operación que les convertiría en accionistas de la compañía por cerca del 40% del accionariado. Pero los potenciales interesados en poner dinero en la compañía asturiana – sólo tiene la oferta sobre la mesa de Bybrook Capital, que se quedaría con cerca del 51% de las acciones – sólo harán la inversión si previamente Santander y el resto de acreedores aceptan el plan de financiación.

Fuentes de la compañía, sin embargo, reconocen estar en negociación con los bancos sin que no haya cambiado nada en las últimas semanas. Una vez aprobadas y acordabas las negociaciones, serán publicadas en CNMV.

Pese a las primeras intenciones de Acciona y Elecnor de entrar en el capital, dice El Confidencial, que ni una ni otra han presentado ofertas vinculantes tan sólo la mencionada Bybrook Capital, que ya entró en el  capital de Natra, presentaron una oferta preliminar antes del verano. Una oferta que todavía no ha ratificado. Tal y como decía José Lizán, gestor de fondos de Quadriga AM la entrada de un gran grupo en la compañía será un alivio para los accionistas de Duro Felguera. “La compañía, de forma individual, no me gusta. Está en una situación muy compleja y la palabra concurso no anda muy lejos, es una situación muy compleja y que integre un grupo industrial grande es una ingeniera que sabe hacer las cosas, financieramente no lo has hecho bien, pero a nivel gestión del grupo no ha sido bien llevada. Podría tener sentido para un gran grupo industrial, las cifras son reducidas para una gran compañía y sería un alivio. Yo no lo estoy jugando ni tengo acciones de Duro Felguera porque no es una compañía que goce de mi crédito”.

“La posición del Santander es tan dura que se ha negado a dar nuevos avales a Duro Felguera, por lo que la compañía no puede presentarse a concursos para adjudicarse nuevos proyectos y engordar su cartera de pedidos. La multinacional tiene trabajo para un año, pero en 2019 sus ventas podrían hundirse si no logra nuevos contratos de forma inmediata”, reconoce El Confidencial.

Ante esta situación, el consejo ha convocado reunión de urgencia hoy para intentar acercar posturas de los acreedores, Bybrook y el equipo directivo. Aunque el problema está en que ninguno de los bancos acreedores confía en las capacidades del primer ejecutivo de la compañía al que, por cierto, reclaman su dimisión para poder facilitar sus negociaciones.

Los títulos de la compañía hoy se desploman un 14% tras la apertura y cotizan en los 0,6900 euros.  Desde que en el mes de abril perdiera el nivel del euro por acción, la compañía ha entrado en una espiral de volatilidad continua.  Una sangría que ha derivado en pérdidas de más del 27% que pierde en lo que llevamos de año.

 

 

Los indicadores del  valor le deja en plena tendencia bajista en el más largo plazo con un momento total que es negativo y el volumen y la volatilidad que tampoco apoyan a seguir viendo alzas en el valor.