Los dos mayores bancos japoneses, Mizuho y Sumitomo Mitsui, registraron pérdidas en el ejercicio fiscal 2008, concluido en marzo, debido al fuerte aumento de la morosidad y a la destrucción de inversiones. El segundo mayor banco del país, Mizuho, registró unas pérdidas durante el ejercicio de 588.810 millones de yenes (4.600 millones de euros), frente a las ganancias de 311.220 millones de yenes (2.431 millones de euros) en el ejercicio anterior. Por su parte, Sumitomo perdió 373.460 millones de yenes (2.950 millones de euros), frente al beneficio de 2007, de 461.540 millones de yenes (3.605 millones de euros). En el caso de Mizuho, las pérdidas del ejercicio son las primeras en seis años, mientras que Sumitomo llevaba cuatro años sin registrar 'números rojos'.