Las voces que apuntan a que España está abocada al rescate total cada vez suenan con más fuerza. La tensión sobre el mercado es máxima y también sobre el Gobierno para que pida a los organismos pertinentes que nos echen una mano –que nos intervengan- con la financiación. Es inviable que España se mantenga financiándose a estos tipos tan altos pero, si llegara el rescate, ¿qué consecuencias traería para el mercado de renta variable nacional?

Para intentar predecir el hipotético escenario del Ibex 35 en caso de rescate de la economía española debemos referenciarnos a lo sucedido en los índices de otros países europeos rescatados. Así pues, desde que Grecia formalizara su petición de rescate un 2 de mayo de 2012 hasta hoy el índice general de la bolsa de Atenas ha perdido más de un 65% de su valor. De hecho, la caída en picado del selectivo se pronunció a partir del segundo rescate (22 julio 2011). Desde los 1.750 puntos en torno a los que cotizaba en ese segundo punto de inflexión ha perdido un 64% hasta estar ahora en las inmediaciones de los 600 puntos.

COTIZACIÓN ATHENS INDEX GRECIA DESDE EL PRIMER RESCATE:



Irlanda, en cambio, ha sido alabada por sobrellevar estoicamente su rescate y el mercado de renta variable ha mostrado una importante recuperación de la confianza –como también lo mostrara en su reciente primera subasta tras el rescate en la que colocó deuda a 3 meses a un menor coste,medio punto menos, que España sin ser rescatada-. Desde la petición de rescate en noviembre de 2010 el índice de bolsa más importante de Irlanda, el ISEQ-20, se ha revalorizado un 15,77%. No obstante, entre la fecha de rescate y el día de hoy ha habido muchos altibajos en el camino. La peor caída le llevó a perder un 10% de su valor (desde el rescate) en el fatídico agosto de 2011.

COTIZACIÓN ISEQ-20 IRLANDA DESDE RESCATE:



En el caso de Portugal, la petición de auxilio clama a los fondos europeos y al FMI el 16 de mayo de 2011 ha conllevado una pérdida en torno al 31,5% del valor del PSI luso hasta hoy.

COTIZACIÓN PSI PORTUGAL DESDE RESCATE:



Y el Ibex 35, ¿qué niveles visitaría en caso de rescate de España?  “no veremos al Ibex 35 más allá de los mínimos del 2002-2003”, dice Luis Lorenzo, analista de Dif Broker. El experto justifica estos niveles apoyado en "la elevada negatividad que vivimos y que ya descuenta  casi en su totalidad el rescate, además de alguna divergencia que empezamos a tener, junto a que el mercado americano sigue estando fuerte y los soportes continúan funcionando”. Así pues, técnicamente “los 5.400 puntos deberían de funcionar como soporte, aunque en el corto plazo la zona de 5.900-5.800 es la que debería respetar”. Una caída hasta los 5.300-5.200 puntos -mínimos de 2003- implicaría una pérdida de valor del 13%, en línea con las caídas sufridas por la bolsa irlandesa, lejos de las de la lusa y, por supuesto, muy muy lejos de la maltrecha griega. Probablemente sería el menos malo de los escenarios de rescate pero, aún así, tenemos que pensar que un rescate de España podría no tener precedentes, pues Europa no tiene los 400.000 millones en los que se cifra la salvación de nuestra economía. 

Especulando con un rescate de la economía española como telón de fondo los valores que más sufrirían serían los bancos. No cabe duda. Su alta exposición a la deuda española lleva aparejado ese hándicap para sus cuentas y para la percepción del riesgo por parte de los inversores (leer "¿Y si las letras del tesoro acaban siendo el subprime español?") . Los mayores tenedores de deuda nacional, BBVA (56.473 millones) y Santander (59.370 millones) se verán penalizados "podrían visitar los 3-3,5 euros y Popular podría caer por debajo del euro" dice Javier Flores, responsable del servicio de estudios de ASINVER. No obstante, fuera de la penalización de la cotización “probablemente tengan que eliminar los dividendos o capitalizarlos con acciones”, avisa Miguel Ángel Bernal, profesor adjunto de BME. Además, “según cómo entrara la troika en España, los bancos que accedieran a los fondos de rescate podrían ser liquidados”. Por otro lado, hay empresas muy endeudadas “que ya de por sí tiene problemas para financiarse y éstos se acrecentarían por el riesgo España”, dice el profesor de BME. De hecho, según fuentes del mercado, “la clave estará en lo que hagan Popular y Sabadell pues, si necesitan ser rescatados ACS y Sacyr –debido a su alto endeudamiento para con ellos- quebrarían y el Ibex 35 podría caer a plomo".

¿Habría algún valor en el refugiarnos en medio de la hecatombe? "En esa situación no hay refugios en la renta variable del país rescatado, habría que ir a otros mercados", dice Flores, aunque sí  "entidades sueltas que tendrían un mejor comportamiento, como Inditex, que está muy diversificada, o Grifols, que está muy apalancada, pero es la única que figura en el listado de las 100 empresas estratégicas de EEUU. En una situación desastrosa el mundo no podría vivir sin Grifols”, dice Bernal.

De momento, la prohibición de cortos es una medida paliativa pero no efectiva ni panacéa. Esta limitación implica que no se puedan abrir más estrategias a corto o incrementarlas pero, ¿qué pasa con las posiciones en corto abiertas ya? Según los expertos consultados éstas se tendrán que cerrar si el inversor lo desea o llevar a vencimiento. Pero, ¿por qué la CNMV se ha tirado a la piscina prohibiendo todas las posiciones bajistas? La clave está en que los títulos prestados en Repsol y Telefónica la semana pasada superaban a los que había sobre BBVA y Santander. Ya que estos son los principales actores que mueven los hilos del Ibex 35, la CNMV no se pudo permitirse el lujo de prohibir sólo las posiciones sobre los bancos, como ha hecho Italia, como hiciera hace un año el supervisor español. Sin embargo, según Miguel Ángel Bernal “estas medidas no está claro que sean efectivas. Al final no se pueden poner barreras al campo y a los grandes inversores esto no les afecta, pues ya tenían las posiciones tomadas. A los minoristas puede ser a quien les afecte algo, pero a largo plazo no evitan la volatilidad ni las caídas”. Recordemos, no está prohibido vender.