El dólar se recuperaba el viernes pero todavía apuntaba a su mayor pérdida porcentual semanal en casi un cuarto de siglo, cuando se disipaba la reacción inicial al anuncio de que la Reserva Federal estadounidense comprará deuda pública de largo plazo. El euro revertía las ganancias previas, y la confianza caía ligeramente por la incertidumbre por un plan para rescatar a los miembros más débiles de la zona euro. La Fed sorprendió a los mercados el miércoles cuando dijo que comprará deuda del Gobierno de largo plazo por 300.000 millones de dólares. La medida ha generado preocupaciones de que una vasta expansión de la hoja de balance de la Fed, más allá de los actuales 2 billones de dólares, implique una fuerte creación de dinero estadounidense, dando impulso a la oferta de dólares.