El dólar seguía firme frente al euro de cara a la publicación esta tarde de un dato de confianza manufacturera en EEUU, que comienza una semana ajetreada en el frente macro. Los mercados de divisas seguirán de cerca el ISM de noviembre para ver si el sector manufacturero muestra síntomas de una recesión. Se espera una bajada a 50,4 en noviembre frente a los 50,9 de octubre. Una lectura por encima de 50 indica expansión en el sector. El ISM mide la amplitud de la actividad manufacturera, más que la profundidad o intensidad del crecimiento. Durante la semana, además del ISM manufacturero, los inversores estarán atentos al ISM de servicios y al dato clave de empleo de noviembre, que se conocerá el viernes. Durante la jornada hablarán los responsables de la Reserva Federal Eric Rosengren y Janet Yellen y podrían dar pistas sobre la posibilidad de que la Fed efectúe una bajada de tipos de medio punto.