La divisa americana vive su personal rally de final de año. En pocas sesiones el par euro-dólar ha caído a mínimos de más de un año. Los expertos afirman que es el claro reflejo de la ventaja económica que le lleva EE.UU. a Europa, pero también del resurgimiento de su carácter de inversión refugio, carácter que roba al oro y al petróleo pero, ¿Hasta dónde puede llegar ahora el dólar?


El euro-dólar se encuentra en una tendencia bajista que se ha marcado desde hace dos semanas, aunque, si nos valemos del análisis técnico, estos retrocesos se inician mucho más atrás. Gabriel Montalto, director general en España de Hanseatic Brokerhouse, indica que “en los últimos 3 años se observa a la perfección como el euro ha perdido terreno de forma continuada”. El mayor lastre de la moneda única es la crisis de deuda soberana, pero también la política. Las continuas quiebras de periféricos y la presión sobre la deuda soberana de los países costeros pusieron en juicio la supervivencia del euro. Contra ello, el presidente del BCE, Mario Draghi, aseguró no tener "ninguna duda" sobre la fortaleza del euro, su supervivencia y su irreversibilidad, después de que advirtiera de las consecuencias que conllevaría una ruptura de la eurozona. Aún así, “la especulación morbosa”, como calificó el cabeza de serie del BCE a la presión de los mercados sobre Europa, ha hecho mucho daño y promete seguir haciéndolo, puesto que, como señala Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión, “hay muchas posiciones vendedoras en el euro para el nuevo año, por lo que podría seguir cayendo”. En el corto plazo, este experto marca como clave el nivel de los 1,2870 dólares, puesto que, si lo pierde, podría seguir descendiendo. De hecho, ayer llegó a tocar su menor nivel desde setiembre de 2010, tras visitar los 1,289 dólares.

En el medio plazo -3 a 6 meses-, en cambio, los niveles a visitar del par euro-dólar son “el 1,20, y el 1,18”, señala Montalto. Sin embargo, tras tocar estos niveles considera previsible que “experimente un fuerte rebote técnico hasta los 1,26 y los 1,30 dólares, puesto que nuevamente todo este escenario bajista y alcista debería ocurrir en un lapso de tiempo de 10 meses aproximadamente, según el gráfico de referencia con sus objetivos y los plazos que necesitó para ellos”.

Por ello, los expertos lo tienen claro: hay que apostar por un dólar fuerte vs. un euro débil en 2012. Manuel Arroyo, director de inversiones de JPMorgan AM, reconoce que “estamos largos de dólares. Más que pensar que el dólar está barato, es que creemos que el euro no refleja la situación de complejidad de la zona euro y, mientras el BCE siga rebajando tipos de interés y EE.UU. creciendo, el dólar reflejará esta fortaleza”.

GRÁFICO EURO-DÓLAR:



Además, esta fortaleza aparentemente blindada del dólar roba protagonismo al oro y al petróleo como activos refugio. En el caso del oro, se encuentra en pleno período de corrección, después de escalar posiciones con fuerza desde 2009 y alcanzar sus máximos históricos este año en los 1.900 dólares. Desde esos niveles, en Hanseatic Brokerhouse aprecian “que desde hace aproximadamente 3 meses se tomaron medidas para evitar el exceso de especulación en él. Una de ellas fue el aumento de garantías para su operativa, lo que originó la primera gran caída de casi 200 dólares. Ahora desde Asia, están intentando desde hace 3 semanas mantener los niveles del oro entre los 1.450 y 1.600 dólares”. Los próximos posibles niveles a visitar podrían ser “los 1.350 y 1.400 dólares. Desde estos niveles podría comenzar nuevamente un movimiento alcista con fuerza rumbo a los 2.000 y 2.300 dólares antes del verano de 2012 pues, en el momento en que el mercado americano comience una corrección este dinero irá nuevamente al oro”, prevé Montalto. No obstante, Victoria Torre, responsable de análisis de Selfbank, “el oro seguirá en niveles elevados en la primera mitad del 2012”.

GRÁFICO ORO:



Pero no sólo el metal más precios se resiente en el corto plazo por la apreciación del dólar. Con el petróleo también se cumple la regla de oro y comienza a tener problemas para romper sus resistencias. Según Sara Carbonell, responsable de fidelización y desarrollo de clientes de CMC Markets, “el barril de petróleo West Texas tiene la barrera psicológica de los 100 dólares pero, teniendo en cuenta que se esperan buenos datos macro de EE.UU., país que es el mayor consumidor de esta materia prima, el precio tendría que subir”. José Luis Jiménez, director de March Gestión, también apoya esta premisa y dice que “hay muchos factores que presionarán en el corto plazo, pero es muy previsible que tengamos un petróleo caro en la medida en que EE.UU. y los emergentes suban”.

GRÁFICO WEST TEXAS:



En cambio, para el petróleo de referencia en Europa, el Brent, Luis Francisco Ruiz, analista de estrategiasdeinversion.com, reconoce que “podríamos tener una bajada hasta los 94,99 dólares”. Para 2012, el banco ABN AMRO cree que el precio del Brent promediará 100 dólares por barril, citando la situación macroeconómica incierta, especialmente en la zona euro, y una creciente inestabilidad en Oriente Medio en general.

GRÁFICO BRENT: