La empresa textil, suspendida en bolsa después de acogerse a la antigua suspensión de pagos, ha trasladado a la CNMV el auto que dictó ayer el Juzgado Mercantil número 5 de Barcelona de declaración de concurso voluntario. En él, se recoge que el pasivo declarado es de 43 millones de euros, y que "de los documentos aportados se desprende que el concursado se encuentra en situación de insolvencia actual".