Los directivos de Ford tranquilizaron hoy a los accionistas de la compañía sobre el futuro de la compañía al afirmar que la situación del fabricante es "diferente" a General Motors y Chrysler y que el plan de reestructuración funciona. Durante la junta general de accionistas celebrada hoy en la localidad estadounidense de Wilmington, tanto el presidente del Consejo de Administración, Bill Ford, como el consejero delegado de Ford, Alan Mulally, dijeron que el fabricante avanza y realiza "grandes progresos". Mulally también dijo que aunque espera que las medidas de estímulo económico reactiven en todo el mundo las ventas de automóviles en los próximos meses, la demanda global de vehículos caerá este año un 15%. Por su parte, los accionistas aprobaron el acuerdo con el sindicato United Auto Workers (UAW) por el que Ford pagará con acciones el 50% del dinero que tiene que aportar al fondo financiero de las prestaciones sanitarias de los jubilados.