El vicecanciller alemán y ministro de Trabajo, el socialdemócrata Franz Müntefering, renunció hoy a sus cargos en el Gobierno de la canciller Angela Merkel por razones familiares y en medio de un proceso de debilitamiento dentro de su formación. La larga enfermedad de su esposa, Anke-Petra, quien sufre cáncer y fue operada la semana anterior, fue el argumento dado por fuentes de su ministerio como "razón única" para la dimisión, que se hará efectiva este mismo mes de noviembre. Müntefering, defensor a ultranza de las reformas impulsadas por Gerhard Schroeder en la cancillería y considerado su lugarteniente, había cancelado por esa razón esta semana todas sus citas oficiales, incluida la reunión de coalición celebrada la noche pasada. Tras esa cita que concluyó de madrugada, la coalición logró un consenso para la prolongación de los subsidios de desempleo para los mayores de 50 años, como reivindicaba el SPD, pero no para la introducción de un salario mínimo en el sector de correos, caballo de batalla personal de Müntefering.