La operadora de telecomunicaciones alemana Deutsche Telekom obtuvo un beneficio neto de 1.067 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un 49,4% menos que en el primer semestre de 2006, informó la compañía en un comunicado en el que explicó que sus resultados se vieron afectados por la depreciación de sus activos, las amortizaciones e indemnizaciones, así como por mayores cargas fiscales. La facturación del grupo alcanzó los 31.028 millones de euros, un 3,5% más, impulsada por el crecimiento del 14,6% de los ingresos obtenidos por sus actividades internacionales que supusieron más de la mitad de la cifra de negocio de la compañía, mientras que su facturación en Alemania bajó un 5,7%, ante el aumento de la competencia.