Deutsche Telekom ha obtenido en el ejercicio 2009 un beneficio neto de 400 millones de euros, un 76,2% menos que en 2008. Según la propia empresa, esta caída se debe a las pérdidas y la morosidad en Reino Unido y en el sur de Europa. El beneficio neto ajustado ha sido de 3.400 millones de euros, un 1,1% menos que en el ejercicio precedente.