El grupo de telecomunicaciones alemán ha anunciado de forma inesperada que aumentará el dividendo por primera vez en dos años. La operadoradedicará 3.400 millones de euros a la retribución al accionista, cantidad que supera en 300 millones de euros a la del ejercicio anterior. Los analistas esperan que el dividendo ascienda a 74 centavos por acción.