El Ibex-35 se revalorizará un 10% el próximo año apoyado en la internacionalización de sus integrantes y en que la caída del mercado inmobiliario se verá compensado por sectores como los de servicios públicos, petróleo y telecomunicaciones, según Deutsche Bank. En una presentación a la prensa, el director de Inversión de Deustche Bank, Miguel Angel García, dijo que actualmente los mercados de renta variable están impulsados por fuerzas en conflicto.
Por una parte se ven influidos negativamente por un crecimiento más débil de Estados Unidos, el aumento de los costes del crédito y el hecho de que los beneficios empresariales hayan alcanza máximos difíciles de superar. Por otra, las bolsas se ven favorecidas por las reducciones de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal, la sólida economía mundial y la gran liquidez que persiste en el sistema. Además, las valoraciones favorables de la mayoría de los mercados de renta variable, que son considerablemente más bajas que en 2007, confirman unas perspectivas positivas para el sector de medio a largo plazo. En el caso de España, Deustche Bank considera que la internacionalización llevada a cabo por las grandes empresas del país, especialmente hacia Latinoamérica, hacen que éstas dependan cada vez menos de los acontecimientos económicos nacionales. Por otra parte, la entidad germana estima que los efectos derivados del mercado inmobiliario pueden verse compensados "con creces" por sectores como los de servicios públicos, petróleo y telecomunicaciones. Así, aunque la bolsa española, que cerrará el año como el segundo mejor mercado del Viejo Continente por detrás del alemán, está más cara que el resto de plazas europeas, en 2008 se revalorizará un 10%, según las previsiones que maneja Deustche Bank. García reconoció que aunque la entidad alemana no incluye entre sus favoritas a la bolsa española, si apuesta por alguno de sus valores como BBVA, Santander, REE, Iberdrola o Sogecable. También otorgan un alto potencial de revalorización a las grandes constructoras como ACS, Acciona, FCC y Ferrovial, porque han diversificados su actividad, y a otras firmas como Inditex, Acerinox, Gamesa, Abertis, Cintra e Indra. En el terreno de pequeñas y medianas compañías, Deustche Bank aboga por invertir en Pastor, Prisa, Sol Meliá, Ebro Puleva, Prosegur o Viscofan. En lo que respecta a los mercados de materias primas, el banco alemán estima que el mayor potencial está en el sector agrícola debido a las sequías, el consumo de China e India de maíz y trigo, el aumento de la producción de biocombustibles y la disminución de los inventarios mundiales, factores que proporcionará un alza adicional de los precios. Por detrás se situarían los metales preciosos, con el oro a la cabeza; los metales de base y la energía.