Un adolescente de nacionalidad británica ha sido detenido por agentes que investigan a Anonymous y LulzSec, ya que se cree que ha sido el responsable del ataque pirata contra Sony, el Senado americano, la CIA, la Agencia contra la Delincuencia Organizada Grave de Gran Bretaña y News Corp.

Los agentes de la policía metropolitana de Londres, que han trabajado en colaboración con el FBI y con Essex, detuvieron al hombre de 19 años de edad en una casa Wickford en una operación de inteligencia planeada con antelación llevada cabo el lunes por la noche.

De acuerdo con la información de la CNBC, el adolescente detenido es Ryan Cleary, que fue acusado el mes pasado del robo de contraseñas y por vigilar servidores de red y que trabaja para el grupo de hacker llamado "Anonymous" al que pertenecía.

Actualmente se encuentra detenido en una comisaría en el centro de Londres y su ordenador está siendo examinado. El adolescente fue arrestado al ser considerado sospechoso de la Computer Misuse Act, la legislación británica del mal uso de Internet, y por cometer infracciones en la Ley de Fraude.

Desde principios de mayo, LulzSec ha pirateado las páginas webs de la CIA y de la Agencia contra la Delincuencia Organizada Grave de Gran Bretaña. También ha atacado las bases de datos de empresas como Sony, y afirmó haber robado información personal de más de un millón de usuarios de la base de datos de la compañía de software.

Una fuente policial afirma que la detención tiene relación con los ataques LulzSec y que era "importante".

A principios de esta semana, LulzSec lanzó una nueva campaña contra la Seguridad. En un comunicado afirmaron lo siguiente: “si usted sabe de algún caso de corrupción, dígalo ahora en el nombre de la campaña contra la Seguridad. La principal prioridad es robar y filtrar cualquier información clasificada del gobierno, incluyendo correos electrónicos y documentación. Los objetivos principales son los bancos y otros establecimientos de alto rango.”

El FBI ya ha expresado su preocupación por la nueva ola de piratería. La difusión de documentos confidenciales del gobierno a través de Wikileaks en los últimos dos años ha demostrado el potencial de brechas de la información confidencial.