El resultado consolidado de Corporación Dermoestética en 2007 ha pasado de unos beneficios de 1,2 millones de euros a pérdidas de 819.000 euros, después de que los auditores le hayan obligado a hacer provisiones en la revisión de las cuentas anuales. La compañía informó hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que esta revisión a la baja se debe a la provisión de determinados activos relacionados con las filiales italianas y que "no serán recuperables en un futuro debido al proceso de liquidación de estas sociedades".
En concreto, se ha dotado de una provisión por el importe de las cuentas a cobrar mantenidas con las sociedades italianas de 5,3 millones de euros y otra, de 8,5 millones, por deterioro de activos del grupo consolidado. Los auditores también han revisado los apuntes relacionados con los impuestos, que han impactado de forma positiva en las cuentas de la entidad, limitando la reducción de beneficios. Además, han reclasificado la actualización del fondo de comercio y de la marca comercial de su ex filial británica Ultralase, lo que sólo ha tenido impacto en el balance de la compañía.