La familia real de Qatar, a través de su vehículo inversor (Delta Two), ha elevado su participación en la cadena británica de supermercados Sainsbury hasta el 25 por ciento, por encima de la que posee la familia que da nombre a la firma. Delta Two ha pagado 732 millones de libras por 123 millones de acciones de la compañía británica, el 7,07 por ciento del accionariado, a un precio de 595 peniques por título.