La estimación inicial de la compañía aérea era de 250 millones de dólares.
La compañía aérea cifra en casi el doble la cantidad de pérdidas en principio estimadas. La cifra alcanza los 450 millones de dólares, frente a las estimaciones iniciales que se situaban en los 250 millones de euros.