El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Delphi ha alcanzado un acuerdo con su competidor alemán Bosch para venderle una planta en México, especializada en la producción de piezas para sistemas de frenado. La operación asciende a 11,3 millones de euros. El acuerdo de compra-venta está sujeto a la autorización del Tribunal de Quiebras del Distrito Sur de Nueva York, ya que Delphi se encuentra en suspensión de pagos desde finales del año 2005.