El fabricante de componentes automovilísticos Delphi anunció hoy que alcanzó un acuerdo para vender parte de sus activos a una firma de capital privado y poder salir así de la protección judicial de bancarrota bajo la que opera desde hace más de tres años. "Después de un largo período de complejas y difíciles negociaciones con una amplia gama de interesados, estamos seguros de que estas modificaciones del plan de reorganización nos permitirán salir de (la protección del) Capítulo 11" de la Ley de Bancarrotas, dijo hoy en un comunicado Rodney O'Neal, presidente y consejero delegado del grupo con sede en Troy, Michigan.