El grupo de distribución alimentaria belga aumentó un 43% su beneficio en el segundo trimestre, hasta los 116.3 millones de euros. En el mismo periodo del año anterior, las ganancias alcanzaron los 81,4 millones tras sufrir una mayor carga fiscal. Estos resultados están por encima de las previsiones de los analistas que calculaban un beneficio de 92 millones.