La incertidumbre económica y política que afecta a España desde que se convocó el referéndum para la independencia de Cataluña está pesando a los inversores quienes se plantean si deberían sacar su dinero de los bancos catalanes, como por ejemplo Caixabank y Banco Sabadell.

España sí o España no. Esto es lo que muchos catalanas se plantearon el pasado domingo, día fijado para celebrar el referéndum sobre la independencia de Cataluña. Más allá de todos los acontecimientos que se llevaron a cabo durante la jornada del 1-O, la preocupación a día de hoy sobre esta cuestión, es qué le ocurriría a su dinero en el hipotético caso de una Cataluña independiente.

Multitud de personas –más allá del pesar o no que pueda provocar la separación de España- están haciendo cábalas sobre si su dinero está a salvo en entidades de dicha comunidad autónoma como por ejemplo, Caixabank o Banco Sabadell.

No obstante, ambas entidades tienen esbozado un plan de contingencia en el caso de que esto ocurra, el cual pasa por trasladar su sede a otra ciudad española y seguir por tanto en la zona euro bajo la tutela del Banco Central Europeo.

Eso significaría que los ahorros de sus clientes estarían a salvo bajo el Fondo de Garantía de Depósitos español, al igual que en el resto de entidades españolas.

En el caso de poseer una deuda con el banco, un fondo o un plan de pensiones, no tendría por qué preocuparse ya que únicamente se aplicarían las variaciones oportunas, sin temer por el dinero invertido.

¿Vendo mis acciones en Sabadell y Caixabank?

Algunos de los inversores también se plantean si vender las acciones de los bancos catalanes que poseen en cartera. No obstante, tal y como se ha planteado, entidades como Sabadell y Caixabank no tendrían  por qué verse resentidas a largo plazo -si finalmente existe una independencia catalana- , más allá de las caídas que se vieron durante la jornada de ayer.

En conclusión, parece que no hay nada que temer si uno tiene su dinero en un banco catalán. Sin embargo, si perteneces a Cataluña, parece que no es tan sencillo.

Los catalanes se verán en serios apuros si quieren sacar su dinero de los bancos ya que el Estado que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quiere crear, podría pasar por imponer un corralito y evitar así la fuga masiva de capitales del ‘nuevo país’.

Además, todo ello pasaría por convertir sus ahorros de euros a la hipotética nueva moneda de Cataluña, lo que previsiblemente, traería una fuerte devaluación de la misma y por tanto, sí que se verían afectados sus ahorros.

Las entidades catalanas no se ven afectadas

A pesar de que parezca que los últimos acontecimientos han sembrado dudas sobre la economía española y sobre la independencia de Cataluña, lo cierto es que un día más tarde de celebrarse el referéndum y desde que se anunció la consulta, los bancos no han sufrido una caída estrepitosa en Bolsa.

Lo cierto es que desde que se convocó el referéndum hasta el 2 de octubre, Caixabank y Banco Sabadell han perdido 1.146 millones de euros en bolsa, un 3,16% de su capitalización conjunta, hasta situarla en los 35.195 millones.

En concreto, Caixabank, el cuarto mejor valor del Ibex 35 en lo que va de año al avanzar un 29%, ha perdido en los últimos cuatro meses un 1,75%, o lo que es lo mismo 442, 75 millones. La entidad catalana tiene ahora un precio de mercado de unos 25.300 millones. En el caso de Banco Sabadell, con un negocio mucho más concentrado en territorio catalán, desde que se anunció el referéndum independentista ha perdido un 7% de su valor, lo que supone 703 millones de su capitalización bursátil, hasta situarse en unos 9.890 millones.